• Sáb. Abr 20th, 2024

Cámaras corporales, una nueva manera de garantizar seguridad en las ciudades

El 51 por ciento de los habitantes de América Latina se sienten inseguros en sus ciudades, según el informe Ley y Orden de la consultora Gallup. El promedio mundial, según el documento, señala que el 71% de los encuestados sí se sienten seguros en sus ciudades.

Ante esta situación, la tecnología y procedimientos, así como la capacitación ha estado destinada a cambiar la forma en que el personal policial y de seguridad interactúan con el público. Lo anterior, ha instado a que varias fuerzas en todo el mundo adopten las cámaras corporales para registrar incidentes ocurridos en las calle.

Miguel Arrañaga, director regional de ventas de Hikvision México, comentó a NotiPress, que la idea es que los oficiales tengan más probabilidades de comportarse apropiadamente. En ese sentido, la compañía diseñó soluciones portátiles, las cuales integran fotos, video, grabación de audio, transmisión inalámbrica y posicionamiento GPS, entre otras amenidades.

Las cámaras corporales y las estaciones de carga demostrarán ser una adición crucial a las soluciones urbanas ahora y en el futuro”, aseguró Arrañaga.

Poco a poco, las autoridades reconocen el valor de la tecnología de grabación en medio de la vigilancia regular. Con esta medida, las cámaras corporales ayudan a registrar las actividades de los ciudadanos y autoridades civiles que ocurren diariamente, sin interferir en las operaciones diarias.

Con este tipo de cámaras se crean pruebas forenses con datos, los cuales son almacenados de forma segura y reproducen secuencias de video de forma clara y precisa. Existen casos en que la grabación demuestra amenazas contra agentes de la policía; por ejemplo, en Escobedo miembros de la organización criminal de “El Chapulín” advirtieron a los policías de no llevarse un automóvil o si no los matarían.

Tras haberse convertido en una herramienta popular, Hikvision presentó sus cámaras corporales, cuentan con un lente 110º y resolución de grabación de 1080 píxeles para capturar incidentes de forma efectiva. Además, tienen localizadores GPS para dar a los centros de control central la capacidad de averiguar dónde ocurren los incidentes y brindar respaldo.

Adicionalmente, las cámaras cuenta con la incorporación de una estación de acoplamiento para cargar las unidades y recopilar datos de ellas simultáneamente. La estación de carga está diseñado para hasta ocho unidades para cargar la fecha, identificación policial y datos grabados de las cámaras corporales. Igualmente, las estaciones de acoplamiento también brindan una forma simplificada para hacer copias de seguridad de los datos policiales.

 

 

 

Por