• Vie. Jul 1st, 2022

Ser alto podría ser un peligro para la salud, dicen expertos

Una investigación realizada por el Programa del Millón de Veteranos (MVP) del Departamento de Asuntos de Veteranos de Estados Unidos, reveló que la altura de una persona puede afectar su salud. Según los hallazgos publicados en la revista PLOS Genetics los científicos descubrieron una relación entre la altura y enfermedad coronaria, neuropatía periférica y trastornos circulatorios.

El informe detalla que la altura no se considera típicamente un factor de riesgo para las enfermedades, pero investigaciones anteriores han demostrado las correlaciones entre la altura y su salud. Para los investigadores, lo que aún no está claro es si este vínculo tiene una base biológica o se debe a otros factores.

Sridharan Raghavan del Eastern Colorado Health Care System y quien dirigió el estudio declaró a los medios que este estudio es una contribución significativa para comprender la altura y sus condiciones clínicas. “El amplio alcance de nuestro estudio produjo un catálogo de condiciones clínicas asociadas con la altura predicha genéticamente”, agregó.

En otras palabras, el autor de la investigación señaló que estas condiciones para las cuales la altura podría ser un factor de riesgo o un factor de protección. Ello independientemente de otros factores; por ejemplo, ambientales cuya talla y salud de las personas puede verse afectada.

Para confirmar esta conexión, los especialistas analizaron los datos genéticos y médicos de más de 280 mil veteranos inscritos al MVP. Luego compararon la información con una lista de 3 mil 290 variantes genéticas asociadas con la altura de un análisis reciente del genoma humano.

Tras los estudios, los científicos hallaron que los niveles de riesgo de 127 afecciones médicas diferentes pueden estar relacionadas con la altura. Los rasgos médicos asociados con la altura fueron generalmente consistentes en el 21 por ciento de los pacientes sin importar su ascendencia.

Igualmente, 48 de los vínculos identificados fueron frecuencia cardíaca irregular, debilidad, entumecimiento, dolor en manos y pies, además de problemas de circulación. Otras afecciones encontradas en la relación con la altura fueron abscesos cutáneos, úlceras crónicas en las piernas, celulitis, venas varicosas y trombosis.

Hasta el momento, los científicos sugieren que la altura puede ser un factor de riesgo no reconocido biológicamente importante e inmutable para varias afecciones comunes. Por ello, este reciente estudio puede ser útil al considerar la altura de una persona al momento de evaluar el riesgo y monitoreo de una enfermedad. Un aspecto clave para generar un cambio sustancial que pueda conducir a cambios en la atención clínica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.