• Sáb. Jun 25th, 2022

Estudio revela que un tiempo prolongado en el espacio puede afectar el cerebro

Un estudio realizado por la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón, reveló que los periodos largos en el espacio afectan el cerebro de los astronautas. Juan Piantino, principal autor del estudio, señaló: “Estos hallazgos tienen implicaciones importantes a medida que continúan las exploraciones espaciales y cómo evolucionó la vida en la Tierra“.

El informe, publicado en la revista científica Nature, señala que los astronautas están expuestos a factores estresantes ambientales extremos durante las misiones en el espacio. Cuando regresan a la Tierra, sufren alteraciones en la estructura de su cerebro y también cambian sus fluidos intracraneales. Ello debido a un desplazamiento hacia arriba de la materia gris ocasionada por la fuerza y velocidad del trayecto.

Para determinar estos hallazgos, el grupo de investigadores utilizó resonancias magnéticas para evaluar los cerebros de 15 astronautas antes y después de cada misión prolongada (seis meses) en la Estación Espacial Internacional. Luego de tres meses de su regreso, se tomaron nuevas resonancias magnéticas y se compararon con las de 16 personas que nunca fueron al espacio.

Tras la comparación, se determinó que el cerebro de los astronautas sufre cambios en los espacios perivasculares llenos de líquido cefalorraquídeo a lo largo de las venas y arterias. Estos espacios serían parte importante del sistema natural de limpieza cerebral que ocurre durante los periodos de sueño. El agrandamiento de los espacios ocurre en el envejecimiento y se ha asociado con el desarrollo de la demencia, explicaron los investigadores.

A pesar de los cambios en los espacios perivasculares de sus cerebros, los astronautas no tuvieron problemas con el equilibrio o los recuerdos visuales. Dos síntomas que pudieron sugerir a los científicos un daño importante en el cerebro, pues este órgano ha evolucionado bajo la influencia de la gravedad de la Tierra.

Según Piantino, estos hallazgos ayudan a comprender de forma concreta los cambios fundamentales los cuales ocurren durante los vuelos espaciales. Además sirven para entender a las personas que sufren de enfermedades que afectan la circulación del líquido cefalorraquídeo.

De acuerdo con la Administración Nacional Aeronáutica y del Espacio (NASA), este problema de salud no es el único que les puede suceder a los astronautas. Uno de los más comunes es la alta exposición a la radiación solar que les puede generar cáncer o enfermedades degenerativas. De la misma manera, su estado físico se puede ver afectado por la fuerza de gravedad, entornos hostiles cerrados, aislamiento y confinamiento, entre otros. Por ello, otras partes adicionales al cerebro también podrían verse afectadas con casa viaje al espacio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.