• Mié. May 25th, 2022

En México se desperdician 20.4 toneladas de comida al año

Cada año se desperdician 20.4 millones de toneladas de comida en México, un promedio de casi 158 kilos por persona, según datos del Banco Mundial, lo que equivale al 34% de la producción para consumo humano.

En cambio, terminan como alimento para animales, usado para digestión anaerobia de residuos sólidos e incluso en vertederos de basura que tienen un impacto devastador para el medio ambiente.

No obstante, en un contexto de creciente inseguridad alimentaria, ningún excedente puede terminar en la basura y es urgente reducir el desperdicio de alimentos para combatir el hambre.

Muestra de ello es que, de acuerdo con estimados del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, para 2020 en México existían 10.8 millones de personas en pobreza extrema.

Los supermercados hicieron frente admirablemente al desafío de la pandemia de Covid-19, ayudando a garantizar que algunas de las personas más vulnerables de la sociedad todavía pudieran acceder a los alimentos en un entorno seguro.

Ahora es necesario que los supermercados apoyen a las comunidades locales en los próximos meses, sumándose a la propuesta de resolver el problema del desperdicio de comida de una vez por todas.

Sin embargo, según contó la app para intercambio de comida y otros objetos útiles OLIO, estos esfuerzos enfrentan obstáculos por la falta de soluciones integrales.

Hay muchos proveedores de rescate de alimentos, todos ellos haciendo un buen trabajo, pero no necesariamente trabajando juntos y maximizando los esfuerzos.

La compañía compartió a NotiPress que se encuentra trabajando junto a los supermercados para ayudar a distribuir todo tipo de excedentes de alimentos que las fundaciones de caridad no pueden aceptar.

Convertirse en un negocio libre de desperdicios es un paso clave de preparación para el futuro, pues cada vez hay más pruebas de que los consumidores son menos tolerantes con el desperdicio.

Los compradores están haciendo su parte; pero también esperan que los proveedores hagan lo mismo. A pesar de esto, las 20.4 millones de toneladas de comida desperdiciadas anualmente en México generan 36 millones de toneladas de dióxido de carbono.

Ello corresponde a las emisiones anuales de casi 16 millones de vehículos. Ya el agua utilizada en producir alimentos desechados es de 40 mil millones de metros cúbicos, similar al consumo de agua de todos los habitantes del país durante 2.4 años.

En última instancia, la legislación puede ser inevitable, la Unión Europea ya se está moviendo en esta dirección, mientras que en Francia, las tiendas de comestibles ya pueden ser multadas por negarse a regalar comida no vendida.

Lo ideal en México también sería establecer legislaciones más eficientes ante el desperdicio de comida en supermercados.

“Todos los que conformamos la industria del rescate de alimentos compartimos la misma misión. Con soluciones disponibles en cada nivel de la industria del comercio minorista de alimentos, y más proveedores adoptando un enfoque conjunto para aliviar la carga de los supermercados, no puede haber más excusas para el desperdicio de comida”, concluyó la app OLIO en un comunicado.

ESCUCHA EN VIVO LA OTRA FM

[views id=”3947″]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.